¿Qué es la hipnosis clínica?

Historia

En los comienzos se experimentaba con la hipnosis y estados de trance desde hace milenios, pero sabemos de un documento que nos muestra la fiabilidad de ello, perteneciente al antiguo Egipto, alrededor del año 1500 antes de Cristo. En la antigua Grecia también utilizaban la hipnosis y el análisis de los sueños con fines terapéuticos. Con la llegada del cristianismo, todo lo relacionado con hipnotizar, dejó de estar bien visto ya que lo comparaban con brujería y comenzó a decaer. Armand de Chastenet (1751), considerado como uno de los fundadores, se inició en el mesmerismo o magnetismo animal, éste consiguió un estado de trance que denominaba sonambulismo artificial, siendo ésto lo que hoy llamamos hipnosis.  James Braid (1795-1860), comenzó a utilizar el término hipnosis, como un estado diferente al sueño habitual. Estableció el método de fijación de la mirada como inducción a la hipnosis.

     La hipnosis siguió desarrollándose en la Escuela de Nancy, con los trabajos realizados por Liébeault sobre los estados del sueño y desarrolados por Bernheim, los cuales tuvieron bastante éxito. Sigmund Freud, estudió la hipnosis y le sirvió para desarrollar su teoría del psicoanálisis. En la primera mitad del siglo XX, se quedaron estancados los estudios sobre la hipnosis, pero a partir de la segunda mitad vuelve a intensificarse la investigación al ser reconocido el potencial que tiene dicha herramienta como tratamiento curativo. Por American Psychiatric Assotiation.

     A día de hoy, la hipnosis se utiliza como herramienta complementaria a los tratamientos cognitivos-conductuales. Ésta herramienta debe ser aplicada por profesionales de la psicología, psiquiatría o medicina, de ahí que hay que tener mucho cuidado y saber que la persona que lo vaya a practicar debe ser uno de éstos profesionales.

Mitos

     Existen muchas creencias falsas sobre la hipnosis clínica:

  • La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del espectáculo. Las personas que mejoran con ella, son crédulos, ignorantes y “dependientes”.
  •  La hipnosis puede dejar a la persona “enganchada” en un trance, de forma que, al no poder “salir del estado hipnótico”
  • La hipnosis provoca un “estado” similar al del sueño. 
  • La hipnosis  anula el control voluntario de la persona. Pudiendo hacer el hipnotizador lo que quiera con ella, sin que tenga un control sobre sus actos.
  •  Con la hipnosis siempre se dice la verdad, y que el hipnotizador es capaz de sacarnos todo lo que está en nuestra cabeza.

En qué consiste la Hipnosis

     La hipnosis consiste en la utilización de métodos guiados de relajación y concentración intensa, provocando la atención de la persona tanto que llega a ignorar todo lo que ocurre en el exterior. Éste estado de relajación máxima pero consciente a la vez, en algunos momentos se llama trance. En la hipnosis se pasa por varias fases: la primera, de inducción, luego de profundización y seguidamente pasa por el estado hipnótico o trance.

 En ésta técnica se utiliza la sugestión, eso nos lleva a que personas que sean mas sugestionables lleguen antes al estado hipnótico, mientras que a otras les pueda costar mas, de ahí que el profesional tenga habilidades suficientes para conseguir hipnotizar a esas personas menos sugestionables. La hipnosis es utilizada como técnica apoyada en otras técnicas cognitivo-conductuales para conseguir la mejora de los pacientes. La hipnosis no es peligrosa, nadie te puede hipnotizar en contra de tu voluntad ni hacer que digas cosas que no quieres decir. Puede practicarse presencial en la consulta u online. Se pueden realizar éstas terapias desde los 8 años de edad.

Beneficios de la Hipnosis clínica

     La hipnosis se puede practicar para diferentes terapias, consiguiendo una gran mejora en los tratamientos, utilizándolas con técnicas cognitivo-conductuales.

  • Ayudan en los trastornos alimenticios.
  • Para adelgazar.
  • Para la ansiedad.
  • Para dejar de fumar
  • Para fobias y miedo
  • Estres post-traumático.
  • Depresión.
  • Para el dolor.
  • Para los trastornos de sueño.
  • Trastorno de conversión.

 Noelia Ugena Sánchez. Psicóloga clínica, Experta en hipnosis clínica. Consultas en Toledo y Móstoles (Madrid). Colegiado CM-02648.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *